Noticias Khronos

01 abril 2018

La columna de Kairós: Serie Parejas (2)

En la entrega anterior, hablámos del “requisito” previo para construir una relación de pareja. Es decir, que el hombre sea capaz de aportar lo masculino, y la mujer sea capaz de aportar lo femenino a la relación. Bien, en esta entrega, se trata de tomar consciencia para dar los pasos necesarios para crecer y dejar ser hijo de mamá o hija de papá para convertirme en hijo de papá o hija de mamá mediante el reconocimiento de los principios de biología, psicología e instinto de supervivencia.

Todo somos aptos para ser hombres que aporten lo masculino a la relación y mujeres que aporten lo femenino, lo único que se requiere es práctica. La elección de pareja, la selección sexual, juega un papel importantísimo en la evolución de todo ser. Hombre y mujer hemos sido “diseñados” de una manera muy específica y completamente diferente. Y esto es lo primero que hay que comprender; independientemente de las preferencias sexuales que se tengan, sólo por biología hombre y mujer tenemos cualidades muy específicas.

En primer lugar, las mujeres tienen los dientes más pequeños que los hombres y esto se remonta a una razón, los hombres al salir de casería, sus alimentos eran más duros, mientras que las mujeres tenían por base de alimentación los frutos que ellas recolectaban teniendo una consistencia más suave, hasta hoy en día es más fácil que una mujer elija una ensalada a que elija un  corte de carne en término medio.

Los hombres son más propensos a tartamudear que las mujeres, pues es tres veces más probable que ocurra en un hombre. Benditas habilidades de comunicación que desarrollan las mujeres al ser recolectoras.

Dato curioso, la sangre fluye de manera diferente por el cuerpo del hombre que por el de la mujer, pues en los hombres se distribuye por todo el cuerpo de manera uniforme, mientras que en las mujeres se concentra la mayor parte en el centro del cuerpo, por ello suelen ser propensas a tener pies y manos frías y pueden sobrevivir más tiempo en temperaturas bajas antes de caer en hipotermia, así que, ahora pueden entender por qué ponemos los pies congelados en la espalda caliente de los pobres hombres 😉

Los hombres tienen mayor capacidad para orientarse por el oído y descubrir de dónde viene, pero las mujeres oyen mejor y son más sensibles a los sonidos agudos.

Los hombres tienen una capacidad de reacción un 10% más rápida ante las situaciones de adrenalina. Esta es sólo una de las razones por las cuales son mejores al volante que las mujeres, aunque en ocasiones el razonamiento primitivo de los hombres no les ayuda y se ponen en riesgo.

La prolactina es una hormona que produce la leche materna pero también las lágrimas. De modo que las mueres producen más prolactina que los hombres así que las mujeres lloran con un nivel mucho más bajo de tristeza que un hombre. Algunas mujeres tienen nivele muy altos de esta hormona, por lo que pueden llorar con mayor facilidad. Como las mujeres lloran más a menudo, muchos hombres asumen que se ponen tristes fácilmente o que sienten tristeza con mucha más fuerza, cuando lo que ocurre en que el cuerpo de las mujeres requiere menos estimulación para inducir esta respuesta fisiológica.

Con el tiempo, se ha asumido un decreto transgeneracional sobre “los hombres no lloran” y no es que no lloren o que sean insensibles, sino que el panorama de los hombres con este decreto y con los bajos niveles de prolactina no les ayuda a poder expresar sus emociones tan abiertamente.

Las mujeres tienen más visión periférica, esto es porque los hombres en su evolución se limitaron a ir solamente tras un objetivo a la vez (antes era ir tras el mamut), mientras que las mujeres suelen ser más dispersas pues era necesario observar de manera periférica para obtener los mejores fruto, además, para elegir los mejores frutos, se convirtieron en tetracrómatas, ampliando su espectro de distinción de colores.

El cerebro es uno de los órganos en el que pueden observarse diferencias entre ambos sexos. Por lo general el cerebro masculino puede tener hasta un once por ciento más de tamaño y poseer una mayor proporción de sustancia blanca, mientras que la mujer suele ser más denso y tener mayor proporción de materia gris. Existen áreas del cerebro más desarrolladas según el sexo: en la mujer el cuerpo calloso y el esplenio suelen ser
mayores, mientras que zonas como el área preóptica del hipotálamo, la amígdala y la corteza parietal son mayores en varones.

Los órganos en los que mayor dimorfismo sexual desde el momento del nacimiento son los genitales, presentando cada sexo un tipo de gónadas y sistema reproductor.

La acción de las hormonas hace que en el hombre aparezca una mayor cantidad de vello corporal que en las mujeres, tanto a nivel facial como del resto del cuerpo. Una de las diferencias más conocidas entre hombres y mujeres es el diferente desarrollo muscular y óseo. Por lo general en nuestra especie el varón suele tener un
mayor desarrollo en ambos aspectos y tener mayor peso, altura y fuerza.

La piel de la mujer tiende a ser más fina y seca, mientras que la del hombre por lo general presenta mayor grosor. Asimismo, el varón tiene una mayor cantidad de glándulas sudoríparas, con lo que suda en mayor cantidad que la fémina. También existen diferencias biológicas que pueden provocar. Por lo general el hombre suele tener mayor agudeza visual, mientras que mujer tiene mayor agudeza auditiva y olfativa, de ahí que somos “las de la intuición”.

Y bien, ¿Para qué hablar de tantas diferencias biológicas tan lógicas entre los hombres y las mujeres? La respuesta es muy sencilla, para que pueda existir la posibilidad de lograr una pareja, es necesario que los hombres sean hombre, y las mujeres sean mujeres.

¿Quién nos enseñan a serlo? Papá le enseña desde muy pequeños a los hijos a ser hombres. Mamá, nos enseña a las mujeres a ser mujeres. ¿Cómo está tu relación con cada uno de ellos? Tu relación con papá y mamá es la misma con la que te relacionas en el mundo, y sobre todo, con la pareja.

Hemos dado el primer paso, reconocer lo valioso que es un hombre, y lo valiosa que es una mujer. En nuestra siguiente edición hablaremos de las diferencias psicológicas y actitudinales para poder dar un segundo paso.

 

Talleres, Cursos, Conferencias,
Sesiones Individuales en
Kairós: Bienestar para el
Alma
Contáctanos:
WhatsApp: 2211004564

 

 

Leave a Reply

Powered by themekiller.com anime4online.com animextoon.com apk4phone.com